¡NO QUEREMOS SENTIRNOS SOLOS!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

fuente grupo facilitador

fuente grupo facilitador

“El cumplimiento de los derechos de los niños y las niñas es fundamental, ya que son la base de éxito en la construcción de ciudadanos integrales para la sociedad”, aseguran algunos estudiantes de la Institución Educativa Rodrigo Lara Bonilla.

Este tema en Colombia ha generado polémica, ya que esta población particularmente se ha visto afectada debido a las diversas problemáticas económicas, políticas, sociales que han agobiado al país a lo largo del tiempo. Por lo tanto, la Asamblea Nacional Constituyente reformó la Carta Magna e incluyó el criterio y los principios de protección integral de la niñez¹.

Por lo tanto se proclama la Declaración de los Derechos del Niño a fin de que éste pueda tener una infancia feliz y gozar, en su propio bien y en bien de la sociedad, de los derechos y libertades que en ella se enuncian e insta a los padres, a los hombres y mujeres individualmente y a las organizaciones particulares, autoridades locales y gobiernos nacionales a que reconozcan esos derechos y luchen por su observancia con medidas legislativas²

Deberíamos preguntarnos, ¿en nuestra realidad se están cumpliendo lo citado anteriormente? “no, ya que me separaron de mi familia y aún no he podido entender ¿por qué?… pero según lo que yo escuchaba era que el gobierno podía hacer eso, separar a los niños de su familia, sin tener ninguna razón. Me llevaron al bienestar cuando tenía 5 años, duré 3 años allí y por haber estado tanto tiempo empezó el trámite de adopción. Mi tío, después de mucho tiempo se enteró y reclamó la custodia de mis hermanos y la mía. Mi papá nunca estuvo presente en este proceso, pero mi mamá luego de enterarse de que mi tío nos tenía en su custodia y tener los elementos suficientes peleó por nosotros, debido a que el Gobierno nos había separado de ella porque vivíamos en condiciones humildes…Ahora estamos de nuevo junto a ella y por el momento no nos ha faltado nada”. Narra estudiante anónima de grado 10° de la Institución Educativa, con voz de dolor y confusión frente a su situación vulnerada.

Fuente grupo facilitador

Fuente grupo facilitador

Como la anterior, encontramos diversas historias entre este número de estudiantes, donde en su barrio sus amigos, deciden entrar a lo que ellos suelen llamar “pandilleros”, exponiéndolos a riesgos como la drogadicción, prostitución, violación, entre otros. Factores muy cercanos, como nos cuenta Nicolás Bonilla, que ve el reflejo de muchos de sus amigos, que “están metidos en ese cuento y no se quieren salir”.

Fuente grupo facilitador

Fuente grupo facilitador

Entonces en realidad, ¿el gobierno posee o aplica las herramientas/estrategias necesarias para erradicar este fenómeno?, claro que sí, en los diversos departamentos y municipios que conforman nuestros país, donde se exigen la garantía de los derechos de esta población: salud materna, salud infantil, registro civil, nutrición, salud sexual y reproductiva, desarrollo y educación, agua potable y ambiente sano y restitución de los derechos vulnerados³,

El problema radica en la manera en que se implementan dichas estrategias, ya que los métodos para su conocimiento no es el más apropiado, como se evidencia en el caso anterior, donde la niña no tiene el conocimiento de ¿por qué fue separada de su familia?, gestando confusión, tristeza y hasta miedo, ya que para ella su bienestar y tranquilidad, era su madre; donde las entidades encargadas, deben unir aspectos psicológicos, culturales, sociales que enriquezcan el proceso de cumplimiento de los derechos de los niños y adolescentes.

Realizado por: Angelica Penagos y Jordan Bedoya.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Comentarios