“EL HOMBRE LO TOCÓ Y LO ACABÓ”

IMAGEN 1
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

La laguna el Chaparro es un hermoso lugar que cuenta con su propio nacedero de agua, ubicado en el Oriente de la capital del Huila en la ciudad de Neiva; ubicado exactamente es en la comuna 10 de la ciudad entre los barrios Los Cedros, Oro Negro y Los Colores, es así que algunos la conocen como “La Laguna De los Colores”.

Recuerdo haber nadado en esta, disfrutado de una gustosa tarde pescando en familia. La Laguna Los Colores ha creado gratos recuerdos, pero no quiero dejar de lado el río la Ceibas y él Tomo, ya que son lugares que han hecho parte de mi vida y de muchos que crecieron en la comuna 10 y sus alrededores, en mi memoria existen evocaciones agradables y otras que no lo han sido mucho, lo digo por el miedo que originó los ‘supuestos’ muertos que aparecían allí, y me refiero así porque en realidad nunca fui testigo de esto, solo fueron chismes de vecinos que atemorizaban a los habitantes para que no permanecieran hasta altas horas de la noche, pero estos no fueron los únicos rumores que salían, porque habían algunos que afirmaban que en ese lugar habían babillas y cocodrilos, llegó a decirse que habitaban monstruos marinos para que la gente dejara de bañarse en ella.

 

Cerca de los años 2002 hasta el 2008 todos conocían sobre la laguna, el lugar era atractivo, lo único que se observaban eran árboles y el hermoso humedal que adornaba los barrios. Era un sitio agradable, en épocas de viento se podía ir a volar cometas, los jóvenes habían hecho una cancha de fútbol improvisada para jugar, algunos iban a practicar natación,  se veía niños corriendo y montando sus bicicletas, se observaba una variedad de especies desde cangrejos hasta caracoles y conchas, variedad de aves y pescados, los cuales se respetaban y  los vecinos se encargaban de cuidarlos para no llegar extinguirlos.

Hablar de este lugar me llena de nostalgia, sobre todo porque ahora ya no queda si no los recuerdos, y si, es triste decirlo, pero esa espesa selva y esa laguna llena de fauna y flora, ya está prácticamente acabada, todo esto por culpa de los intereses de unos pocos, que con tal de llenarse los bolsillos y tratar de dar un “progreso” a la ciudad lo han ido acabando, llenándolo de muros y cementos. Constructoras que no respetaron la vida de todos los seres vivos que allí habitaban e inhumanamente acabaron con la laguna.

FOTOS LAGUNA

 

La constructora Santa Lucia fue una de las compañías que empezaron sus proyectos hace más o menos unos 6 años, muchos no lo vieron como amenaza hasta que se dieron cuenta que dicha empresa irrespetuosamente desviaron el nacedero de la Laguna, solo con el fin de secarla y seguir expandiendo sus proyectos, hasta poder llegar a construir sobre La Laguna, y poco a poco están logrando sus propósitos debido a que La Laguna ya no se sostiene sola.

Para el año del 2013 la laguna El Chaparro se volvió noticia en toda la ciudad de Neiva debido a que  se vio totalmente seca, sus especies estaban muertas, parecía un cementerio de peces, fue allí que la comunidad reaccionó al verla morir, aunque trataron de luchar contra estos monstruos que acabaron con el magnífico humedal que adornaba la comuna 10, en realidad fue poco lo que se pudo realizar.

Esta es la fecha y ya algunos han invadido este espacio, como es la constructora Santa Lucia que en el año 2014 encerró el lote contiguo a la Laguna que por derecho se debe respetar, de acuerdo a la Ley 357 de 1997. “La normatividad es muy clara, hay 30 metros que se deben dejar como ronda de protección de estos ecosistemas, pero además de eso hay que sumarle 15 metros más de zona de protección y manejo ambiental, y también hay que sumarle 20 metros más que equivalen según la norma de Ordenamiento Territorial al área de parque de ciudad” dijo el antiguo secretario de Medio Ambiente Germán Rodríguez.

Aunque la laguna hoy está llena, ella ya no es la misma de siempre, no se sostiene sola, si no fueran por las lluvias estuviera seca, porque así es en verano y es la época de invierno la que la ayuda a renacer. Pese a que últimamente se han realizado eventos para concientizar y tratar de salvarla, no obstante hay muchos habitantes del sector como Yineth Medina que afirman “que eso es una pérdida de tiempo, ya que es un agujero de basura”; ya ni la comunidad la cuida y la respeta, algunos la cogieron como botadero de desperdicios, las constructoras la tienen como el vertedero de los escombros de sus obras, los jóvenes como un lugar de escondite para tomar y fumar.

Son muchos los que se dieron por vencidos, pero aún hay unos pocos que tratan de luchar por ella, como es la profesora Leyla Marleny Rincón que con ayuda de la comunidad, estudiantes y ambientalistas, realizan eventos, recogen firmas e invitan a la comunidad para que le ayuden con este problema que es de todos también como el caso de los vecinos que en sus tiempos libres se van a limpiarla para que no se vea como un basurero y  de toda esta comunidad que por lo menos guarda la esperanza de que algún día la laguna vuelva a hacer la misma de antes.

REALIZADO POR: María Alejandra Campos Ruiz.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Comentarios